Compromiso #2

Maestros conserveros

En Palacio de Oriente llevamos décadas seleccionando y envasando lo mejor del mar.
Te contamos por qué somos maestros conserveros desde 1873.

Maestros, as

Del lat. magister, -tri; la forma f., del lat. magistra. 6. m. y f. Persona que es práctica en una materia y la maneja con desenvoltura. REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la lengua española, 23.ª ed.

En 1873, cuando Juan Antonio Alonso Santodomingo fundó Conservas Antonio Alonso, la industria conservera española daba sus primeros pasos. La perspectiva de envasar los productos del mar y mantenerlos en perfectas condiciones durante años nos planteaba un horizonte ilusionante. Era una oportunidad de diversificar y mejorar la alimentación de la población, a la vez que se contribuía al desarrollo de la economía local del Vigo del siglo XIX.

En aquellos primeros años fuimos aprendices. Todo era nuevo, todo estaba por explorar, y nos lanzamos con pasión a entender, experimentar, descubrir, innovar. Hoy, muchas décadas después, en Palacio de Oriente podemos decir con orgullo que nos hemos convertido en maestros. Maestros conserveros. Porque acumulamos infinidad de horas de práctica, porque trabajamos con tesón y desenvoltura para llevarte cada día, directo a tu mesa, lo mejor del mar.

Tradición

Nuestra experiencia como maestros nace del saber hacer de 5 generaciones. De padres a hijos, de abuelos a nietos, de conserveros experimentados a recién llegados al sector… En la historia de Palacio de Oriente, así se han ido transmitiendo nuestros conocimientos a lo largo de los años. Por eso preparamos los productos al estilo tradicional, con mimo, con el afán de ofrecerte la máxima calidad en la selección de las materias primas y en nuestras salsas de elaboración propia. Todo ello incorporando las últimas tecnologías para ganar en seguridad, productividad y eficacia.

El mar

Ahí es donde todo empieza. El origen de los pescados y mariscos que, con maestría, convertimos en conservas para disfrutar cuando y como quieras. Por el mar sentimos agradecimiento y respeto. Agradecimiento, por regalarnos los bonitos, atunes, mejillones, anchoas, etc., que en Palacio de Oriente preparamos y tratamos hasta transformarlos en un bocado exquisito. Respeto, porque el mar es nuestro maestro. Maestro de maestros. De él aprendemos y seguimos aprendiendo día a día. El mar constituye la esencia de nuestro oficio.

Galicia en nuestro ADN

Si tuviéramos que agregar un segundo apellido a nuestra definición como maestros conserveros, ese sería gallegos. Galicia forma parte indisoluble del ADN de Palacio de Oriente. Iniciamos nuestro camino en Vigo y, hasta hoy, con nuestros cuarteles generales en Bueu (Pontevedra), siempre hemos trabajado desde Galicia para el mundo.

El 100 % de los mejillones que comercializamos en Palacio de Oriente procede de bateas ubicadas en la costa gallega. Además, pertenecemos al Clúster Alimentario de Galicia (Clusaga), desde el que trabajamos por fortalecer la competitividad internacional y la visibilidad de los alimentos de nuestra tierra. Poner en valor la excelencia de los productos gallegos supone para nosotros un honor y una gran responsabilidad.