Palacio de Oriente le ofrece un conjunto de productos con atributos típicamente asociados a la Dieta Mediterránea y que apuestan por los valores tradicionales de la conserva: saludables, naturales, equilibradas, sin conservantes ni colorantes y con el sabor inconfundible de nuestras recetas. Nuestras conservas de pescado y mariscos destacan por el importante aporte de proteínas y de ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, muy especialmente aquellas elaboradas con aceite de oliva.

Las principales ventajas de las conservas en nuestro organismo se basan en que el proceso industrial no altera la composición nutricional del alimento, por lo que mantiene todas sus vitaminas y minerales intactos.

Al no darle la luz al contenido de la lata, los nutrientes fotosensibles no se pierden con el paso del tiempo: La vitamina A que fortalece nuestro sistema inmunológico, la D que previene la osteoporosis, la E que hace de efecto protector antioxidante, K y ácidos fólicos.

Por otro lado, los cambios de temperatura del cocinado tampoco afectan a las propiedades alimenticias del producto y hacen que los almidones y las proteínas se hidrolicen, lo que mejora la digestión del alimento.

El pescado es la principal y más importante fuente de ácidos grasos, sobre todo los denominados pescados azules que son, entre otros, el bonito, el atún, la anchoa, la sardina y la sardinilla. Es el único alimento natural que contiene Omega 3 en proporciones adecuadas, que junto con el Omega 6 que incorpora el ácido oleico del aceite usado en la cobertura, proporcionan multitud de beneficios reconocidos por la comunidad médica, tales como:

  • Ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Prevención de enfermedades cardiovasculares derivado de la disminución de la presión arterial, el aumento de la vasodilatación y los efectos antiinflamatorios, reduciendo así los riesgos de infarto de miocardio.
  • Los ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 intervienen en la formación de las membranas de las células y conforman la mayor parte de los tejidos cerebrales. Se encuentran en las células nerviosas encargadas de la regulación de los sistemas cardiovascular, inmunológico, digestivo y reproductivo.
  • Contribuyen a que los niños tengan mayor agudeza visual y mejor desarrollo de su retina.

Además el pescado azul es fuente de minerales tan importantes como el fósforo, el potasio, el magnesio, el hierro, el sodio y el calcio. Y una de sus principales proteínas es la lisina, fundamental para el crecimiento de los niños.

Los moluscos representan una de las principales fuentes de yodo y taurina para el hombre. El yodo contribuye a fortificar y normalizar las funciones de la glándula tiroides y la taurina regula la presión sanguínea, reduce el colesterol y combate el deterioro de la vista.

Todo son ventajas para el consumo de latas de pescado: comodidad, seguridad, higiene, nutrición y sabor. En definitiva, son productos naturales, sin conservantes ni colorantes, muy prácticos y con larga fecha de caducidad.