• S.XVIII

    S.XVIII Nace la Conserva

    A finales del siglo XVIII, Napoleón ofreció una recompensa a quien le presentara un “método” para mantener los alimentos en buen estado durante largos períodos de tiempo, y fue Nicolás Appert quien descubrió que se podían conservar alimentos durante varios años por calefacción de los mismos en recipientes herméticamente cerrados. Gracias a ello se le otorgó el premio de "Benefactor de la Humanidad". La "appertización" constituyó el nacimiento de la tecnología industrial de conservación.

    La conserva llegó a España en 1840 con el naufragio frente a Finisterre de un velero francés.

    La conserva se hace en envases de vidrio hasta que el inglés Peter Durand, comenzó a utilizar envases de hojalata que dotaron a la conserva de mayor resistencia y la preservaron del efecto de la luz, evitando así el deterioro del contenido vitamínico.

    S.XVIII Nace la Conserva
  • 1844

    D. Juan Antonio Alonso Santodomingo, pionero de la industria conservera gallega, nació en Bayona en 1844. Antes de cumplir los 18 emigró a La Habana, Cuba, donde permaneció casi veinte años dedicado al comercio textil. Fue allí donde conoció a la que sería su esposa, Dña. Eloisa Gimenez-Cuenca, con quien tendría seis hijos: Pedro, Guillermina, Rodrigo, Antonio, Mauro y Salvador.

    D. Antonio Alonso Santodomingo
  • 1873

    Tras regresar a su tierra natal, Antonio Alonso crea su propia empresa. En 1873 nace la conocida “Conservas Antonio Alonso”, dando un fuerte impulso a la industria conservera local de aquel entonces.

    Conservas Antonio Alonso
  • 1886

    En 1886 el fundador edifica un almacén en el que posteriormente situaría su fábrica de Vigo, siendo su principal producto la sardina en aceite. Estaba situada en lo que se conocía como “Campo da Barxa”, actual Arenal.

    Fábrica de conservas de Antonio Alonso, Campo da Barxa
  • 1892

    Antonio Alonso adquiere dos vapores de pesca, el San Antonio y el Santo Domingo, que se dedicarían a la pesca del besugo con el objetivo de enviar este pescado por ferrocarril para su comercialización en Madrid, y escabechar el sobrante en una planta que en Guixar compartía con varios armadores locales

    Vapores de pesca, San Antonio y Santo Domingo
  • 1918

    Tras la muerte del fundador en 1917, sus hijos, Rodrigo, Antonio, Salvador y Mauro fundan en 1918 la sociedad colectiva Antonio Alonso Hijos. Los Alonso se convirtieron durante la contienda, de la 1º Guerra Mundial, en uno de los principales suministradores de conservas de los ejércitos, a cuyo efecto establecieron una sucursal en Burdeos, que posteriormente trasladarían a Niza. Gracias a los beneficios recaudados la fábrica del Arenal de Vigo duplica su tamaño e incorpora la más moderna maquinaria.

  • 1922

    Conservas Antonio Alonso había nacido como empresa exportadora para los mercados más conocedores de la conserva de aquel entonces: Francia y Bélgica. De ahí la gran acogida que obtuvo en la Feria Internacional de Bruselas en el año 1922 su primera marca, "Palais d'Orient". Además en este mismo año los Alonso compran la fábrica de salazón de Pescadoira (Bueu).

  • 1924

    En 1924 se pone en marcha la fábrica de Setúbal (era el principal puerto conservero portugués) para hacer frente a la crisis sardinera que sufrían las Rías Baixas. Al año siguiente, 1925 se abre la de Celeiro para mejorar el acceso al Bonito y al Bocarte del Cantábrico.

  • 1927

    Su majestad el Rey D. Alfonso XIII, visita la gran fábrica de Vigo en septiembre de 1927.

    Rey D. Alfonso XIII
  • 1940

    La empresa se divide en dos nuevas firmas. Por un lado Mauro que continuará como empresario individual y por otro lado Rodrigo, Antonio y Salvador, los cuales constituyen una nueva sociedad “Conservas Antonio Alonso”.

  • 1967

    Antonio fue el que más ligado se mantuvo al sector conservero, de ahí que su hijo Guillermo Alonso Meléndez se hiciera cargo de la principal fábrica que tenían hasta entonces, Setubal. En 1967, Conservas Antonio Alonso pasa a ser Sociedad anónima y su nieto Guillermo Alonso Jáudenes asume la dirección de la empresa tras conseguir un amplio consenso entre todos los socios de la firma familiar.

  • 1971

    La planta de Guixar, que había funcionado durante casi 30 años, se cierra. Celeiro se especializa en la fabricación de túnidos, pasando Bueu a ocuparse del resto de las producciones, estableciéndose la dirección y oficinas en Vigo.

  • 1989

    Las oficinas centrales de Vigo, situadas en la calle Zamora, se trasladan a la Ctra Vigo-Bayona 127, donde también se ubica el almacén regulador. A partir de entonces comienza una nueva etapa de avance y modernización, como la implantación de certificaciones de calidad ISO, el desarrollo de avanzados sistemas informáticos que posteriormente se trasladarían a SAP, la apertura a nuevos mercados internacionales, el desarrollo de nuevos productos…

  • 2012

    La fábrica de Bueu sufre un incendio que calcina por completo todo el edifico. Como consecuencia de ello, Conservas Antonio Alonso renueva por completo la planta, dotándola de la última tecnología en el proceso de producción e incorporando los automatismos más novedosos